Erg-Chebbi, cuando una imagen vale más que mil palabras.

Una de las cosas que queríamos conocer en Marruecos, eran las dunas del Sahara. Así que después de pasar una semana en Marrakech, el resto de nuestros días en Marruecos serian dedicados a lograr ese objetivo, descubrir Erg-Chebbi, cuando una imagen vale más que mil palabras.

Estos post te pueden ser utiles en tu viaje a Marruecos.

10 datos que debes conocer antes de ir a Marruecos.

5 imperdibles en Marrakech.

La misión era conseguir un tour económico que nos llevara a Erg-Chebbi. Había dos formas:

1. tomar un bus con un grupo grande e ir directo, o

2. contratar un carro privado y hacer varias paradas estratégicas en el camino con pernocta incluida .

Como en esta aventura eramos 6 los trotamundos, la decisión ganadora fue contratar el carro privado. Ya les he comentado el regateo es un arte en Marruecos, afortunadamente uno de nuestros trotamundos es un tremendo “artista”, y que buen precio nos consiguió para esta aventura.

No pierdas la oportunidad cuando de regateo se trate y recuerda una vez que entres en el juego no puedes salirte de el.

 

Erg-Chebbi, cuando una imagen vale más que mil palabras.

Erg-Chebbi, cuando una imagen vale más que mil palabras.

Y para seguir, que sean las imágenes que cuenten esta aventura.

Erg-Chebbi cuando una imagen vale más que mil palabras

De la cordillera del Atlas, al Sahara. El viaje así comienza, con una parada para un rico desayuno, necesitas fuerzas para el viaje de tu vida…

De la cordillera del Atlas al Sahara. El viaje así comienza, con una parada para un rico desayuno, necesitas fuerzas para el viaje de tu vida

Un té de menta, con nuevos amigos…

y una tienda de colores, preparando el argan el oro del desierto, la faena del día …

De pronto en el camino, viajas por el tiempo y te encuentras con Ait Ben Haddou y la imaginación comienza a volar.

Locación, locación, locación. La ciudad fortificada se vuelve una ciudad de película y acá una muestra de todas las que se han filmado…

Para algunos un día cotidiano, un día cualquiera,

Para nosotros un día de descubrimientos, de perderse en cada calle, de imaginar que eres parte de una historia.

De hacer nuevos amigos en cada parada, que te cuenten sobre ellos, aprendiendo de las diferencias,

acompañado con un té 😉 y es que ¡no existe mejor manera!

Y después de un día de aventuras, de contrastes geográficos, con su noche fría, llegamos a Merzouga… el Desierto nos encontró o lo encontramos a el.

Inmenso, infinito, la unión perfecta entre dunas y el cielo, y justo para presenciar un atardecer que siempre quedará grabado en tu memoria.

La luz en Erg-Chebbi se vuelve el aliado de una fotógrafa amateur (con el perdón de los fotógrafos), de pronto todo se vuelve más sencillo y las fotos salen solas, sin esfuerzo, queriendo exponer al mundo, un lugar que debes visitar.

Te quedas sin palabras cuando un sueño se vuelve realidad.

Y te percatas de no dejaste una huella en ese lugar, sino que ese lugar dejo la huella en ti, y cambio para siempre tu vida.

Un recorrido de 20 min para llegar al punto perfecto de observación, de contemplación de paz y de tranquilidad.

 

No existe nada más, ese momento, es el único, juegas con la arena que se escapa por tus manos, tan rápido como el atardecer, un Sol que poco a poco se esconde de tu vista y deja esos colores, esas sombras, esos recuerdos.

El atardecer llega y con él, el frío del desierto.

En cada rincón del mundo ver el atardecer es un espectáculo un momento especial, un día más que se va, pero que siempre quedará grabado.

Pero la aventura continua al regresar, y sí, tienes que pasar tu noche en ese desierto para continuar con la experiencia.

Es hora de irse a la Jaima (tienda bereber), para tener una cena en el Sahara, con el plato típico de Marruecos el Tajin, puedes ser de pollo, cordero o pescado, lo que no puede faltar son esas enormes y bellas aceitunas.

Y antes de dormir un poco de música, baile, integración. A pesar de vivir en otro continente no somos nada diferentes 😉

 


 

 

 

La música y el baile, perfectos medios de expresión, entenderse es muy fácil, cuando te das cuenta que nos mueven las mismas cosas.

Al día siguiente, te sigues enamorando con el amanecer y un desayuno en el desierto. Imagínate despertar así.

Definitivamente un viaje que debes hacer en tu vida, una experiencia única, llena de aprendizajes, pero lo mejor de todo te deja con nuevos amigos y con ganas de más.

  Datos de interés:

El Desierto de Erg Chebbi es el más grande Sahara marroquí y esta muy cerquita de Argelia.

Puedes tomar un tour desde Marrakech, ofrecen diferentes paquetes que incluyen el transporte, hospedaje y ciertas comidas. Puedes regatear 😉 Nosotros tomamos el paquete de tres días que incluye, una noche en el camino cerca de las gargantas del Toudra y una noche en el desierto.

Puedes llegar también desde Erfoud, que le queda a unos 40 Km.

Viajamos en Enero, es una época fría pero soportable y me parece una de las mejores para ir al Sahara. En el desierto es recomendable estar bastante abrigado en la noche. En cambio, en verano, la temperatura puede llegar a unos 50ºC, para nada recomendable

Puedes hacer el viaje totalmente low cost, por eso te recomiendo que leas este post de Viajando por Ahí que te da los mejores consejos para ir por tu cuenta.

Suscribete y recibe gratis Ebook con una lista de 45 líneas aéreas Low Cost que operan en el mundo. Y no olvides pasar por el post 21 maneras de conseguir vuelos low Cost.

Hasta una próximo escape.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 Replies to “Erg-Chebbi, cuando una imagen vale más que mil palabras.”

  1. que fascinante mundo tu relato invita a escaparse ——

Deja un comentario